Fundadores de la trigonometría y primeros conceptos

Entendamos la trigonometría, en principio, como toda relación matemática existente entre los lados y los ángulos de un triángulo.
Se dice que la trigonometría es una disciplina práctica derivada de la matemática. Esto parece cierto, resulta difícil encontrar una carrera profesional basada en ciencias duras que no aproveche las bondades de la trigonometría en algún punto del desarrollo de cualquier proyecto.

Sobre hombros de gigantes, origen de la trigonometría

Una introducción a cualquier ciencia debe necesariamente hablar sobre sus inicios. Como muchas otras disciplinas matemáticas, la trigonometría tuvo gran parte de su origen en Grecia. De la mano de astrónomos que necesitaban perfeccionar una herramienta que les permitiera medir la posición y distancia de los astros en las noches estrelladas de antaño. De este modo nacieron los primeros mapas del firmamento. Los astrónomos griegos veían ese firmamento como una esfera celeste, por este motivo desarrollaron primero la trigonometría esférica y posteriormente la que se nos enseña primero a nosotros, es decir, la trigonometría plana.

Hiparco de Nicea, introduccion a la trigonometria
Hiparco de Nicea, año 190 A.C – 120 A.C

Hiparco de Nicea

Matemático y astrónomo griego, fue uno de los principales fundadores prácticos de lo que hoy conocemos como trigonometría. En muchos textos es considerado el padre de la misma. Clasificaba y catalogaba estrellas, midió la distancia entre la tierra y la luna (muy aproximada a la real), dividió el año en 365 días y el día en 24 horas. Para estos fines desarrolló sus propios instrumentos astronómicos de medición. Además creó la primera tabla de funciones trigonométricas (basándose en la medición de cuerdas) y el concepto de latitud y longitud. Todo esto hace más de dos mil años. Todo un peso pesado de la historia .
 
Menelao de Alejandria, trigonometria primeros pasos
Menelao de Alejandría, año 70 – 140

Menelao de Alejandría

Matemático y astrónomo griego. Le debemos el concepto de triángulo esférico y un amplio estudio de la geometría esférica plasmado en su libro «Sphaerica». Debido a sus importantes aportaciones a la astronomía y la matemática hoy su nombre descansa en un cráter en la luna y en uno de los más conocidos teoremas trigonométricos.
Dado un triángulo cualquiera formado por los puntos X, Y, Z  y una recta que corte al triángulo formando las intersecciones A, B, C se cumple siempre lo siguiente\frac{CZ}{CY}\times\frac{BY}{BX}\times\frac{AX}{AZ}=1
 
Nasir Al Din, origen de la trigonometria
Nasir Al-Din, año 1201 – 1274

Nasir al-Din

Fue un científico, matemático y astrónomo persa, el más sobresaliente de su tiempo y hasta la llegada de Copérnico un par de siglos después. Entre sus aportes está el distinguir a la trigonometría plana y esférica en su propio campo de estudio sistemático y no sólo como una simple herramienta matemática de la astronomía. Para el estudio astronómico contribuyó con técnicas geométricas y el desarrollo de instrumentos de medición.
También en su honor se nombró un cráter en la luna.
 
Johan Muller Regiomontano, fundadores de la trigonometria
Johan Muller Regiomontano, año 1436 – 1476

Johan Muller

Matemático y astrónomo alemán apodado «Regiomontano» por su pueblo natal. Se habla de genios que ya desde su infancia son admitidos en la universidad y de adultos dejan huella en más de una disciplina científica, Regiomontano pertenece a este grupo. La trigonometría en sus inicios existía únicamente en el mundo de la astronomía, Regiomontano la estudió  y la trasladó a la matemática. Sus tratados matemáticos ‘De Trianguilis’ un compendio de cinco libros desarrollan la trigonometría plana y esférica para su estudio independiente.
 
 
Nicolás Copernico y Georg Rheticus, origen de las funciones trigonometricas
Nicolas Copernico 1473 – 1543, Georg Rheticus 1514 – 1574

Nicolas Copérnico y Georg Rheticus

Probablemente el personaje de esta lista que más familiar nos resulte es Copérnico. Conocido revolucionario por concebir ideas astronómicas transgresoras para su época. Físico y matemático, al señor Copérnico le debemos entre otros logros gran parte del origen del Modelo Heliocéntrico que dice que la tierra y los otros cinco planetas (que se consideraban entonces) giran al rededor del sol que se encuentra en el centro de este sistema y del universo. Instado por amigos y por su discípulo Georg Joachin Rheticus publicó parte importante de su obra la cual incluye un tratado sobre trigonometría. Posteriormente Rheticus calculó y publicó una de las primeras tablas de funciones trigonométricas con una exactitud de 10 segundos sexagecimales.
Existe en la luna un cráter llamado Rhaeticus en honor a este matemático y otro llamado Copérnicus en honor al famoso monje polaco.

Thomas Fincke, nomenclatura funciones trigonometricas
Thomas Fincke, año 1561 – 1656

Thomas Fincke

Antes de comentar los logros de este matemático y médico danés, es necesario mencionar que en el auge de los matemáticos, físicos y astrónomos de la antigüedad, no se manejaba ni los sistemas de numeración ni la nomenclatura actual para referirse y trabajar con las cantidades y expresiones matemáticas y físicas como hacemos hoy. Rheticus ya había establecido seis funciones trigonométricas como las razones (relación entre numerador y denominador de una fracción) existentes entre los lados de un triángulo. El llamar a esas seis funciones seno, coseno, tangente, cotangente, secante y cosecante se lo debemos en gran medida a Thomas Fincke, sobre todo en el caso de la tangente y secante. Éstas y otras innovaciones se pueden apreciar en su libro ‘Geometriae Rotundi’ publicado en 1583. Tuvieron que pasar varias décadas para la adopción de esta terminología universalmente.

Leonhard Euler, trigonometría desde cero
Leonhard Euler, año 1707 – 1783

Leonard Euler

Matemático y físico suizo, uno de los más sobresalientes y prolíficos de la historia. Respetado y admirado por cualquier matemático actual y por sus entonces contemporáneos. Contribuyó con obra creadora en prácticamente todas las disciplinas matemáticas. Resultaría imposible mencionar sólo algunas aportaciones de su basta bibliografía (la mayoría de la cual se dice ni siquiera se ha podido estudiar aún). Pero en nuestro caso y por el momento resaltaremos que mucha de la nomenclatura trigonométrica y matemática en general que manejamos hoy en día se la debemos a él y a sus múltiples escritos sobre el tema.

Deja un comentario